martes, 21 de octubre de 2014

  Al lado de los obreros hay otra mesa donde una anciana está tomando un café con leche con tostadas y leyendo una novela romántica… Desde aquí no puedo leer bien el título, pero parece que pone: Atrapada por su belleza, o algo así… El libro debe de tener más de mil páginas...

  Me fijo en el rostro de la anciana, agrietado por el tiempo… Lleva el pelo recogido y sus orejas dan la impresión de ser exageradamente grandes… los ojos parecen dos canicas que puedan quitarse y ponerse a placer en unas cuencas profundamente hundidas… Sus delgadas manos tiemblan ligeramente y le cuesta mantener el libro erguido… Una mosca verde se ha posado en su café con leche… Pienso en decírselo, pero está absorta en la lectura… y después pienso que tampoco creo que le pase nada porque una mosca verde absorba un poquito de café… Que nadie se va a morir por eso… Y pienso que no voy a estar avisando a todo el mundo de lo que pasa a su alrededor… pero después pienso que si fuese una chica igual sí que le diría algo… y pienso que quizá estoy siendo selectivo y no le digo nada porque es una anciana… Y también pienso en cuando yo sea así de viejo… en cómo tendré la cuenca de los ojos.

  Mientras pienso en todo eso, la chica de la mancha de chocolate en la nariz llama al camarero, paga la cuenta, se levanta y, al pasar por mi lado, me sonríe, me guiña un ojo y deja una tarjeta sobre mi mesa… 

EL PASEO INFINITO
Agencia inmobiliaria
Agnes Biutiful
(Directora Comercial)



martes, 14 de octubre de 2014

La familia Manises

Familia Manises  Piso 143 Puerta 5

La familia Manises está sentada en el sofá frente a la televisión a punto de ver una preciosa película de animación, Florituras en el Jardín de las Máquinas Tragaperras, una de las películas más maravillosas de la historia del cine… Una obra maestra dirigida por el legendario dibujante Haissán Guáquero, vecino del 59º 4ª, operado recientemente de un cáncer renacentista…

Haissan Guáquero está considerado un genio de la ilustración… y su meticuloso trabajo ha recibido premios en todo el mundo… Tardó quince años en acabar los dibujos de Florituras en el Jardín de las Máquinas Tragaperras, y otros tres en completar la película… Su sensibilidady su perfeccionismo rozaban lo obsesivo…

En el centro de la mesa de la familia Manises hay una cazuela llena de palomitas, una bolsa de patatas fritas, una bandeja de cacahuetes, un platito con tacos de queso, dos vasos con zumo de naranja, una jarra de agua con hielo, un vaso vacío y una botella de cerveza de medio litro… Mientras transcurre la película, el señor Manises se levanta para ir al baño… vuelve, se sienta, y la señora Manises le cuenta que hoy ha venido el fontanero a arreglar las tuberías de la cocina… Los niños están discutiendo por un trozo de queso… Corn le dice a su hermano Flake que suelte el queso, que es suyo, y Flake le dice que no, que él lo ha cogido primero… La madre les dice que paren, pero Corn vuelve a decir que el queso es suyo y que su hermano es un mentiroso… El padre pega un grito y un fuerte golpe en la mesa… los niños se calman y se ponen a comer palomitas… Diez minutos más tarde, suena el teléfono…
Se levanta el Sr. Manises… descuelga, dice unas palabras y vuelve a colgar… “¿Quién era?”, le pregunta su mujer… “Uno de esos pelmas que te quieren vender cosas”, contesta… “Sí, son unos pesados”…

Antes de sentarse, el Sr. Manises va a la cocina a por otra cerveza… 

Pero la película continúa… y en Florituras en el Jardín de las Máquinas Tragaperras, la cámara se acerca lentamente a una libélula de increíbles colores… que roza el pétalo de una flor con la punta de sus alas… provocando la delicada explosión de una chispa de rocío…




lunes, 13 de octubre de 2014

Vapuleada por el pasado

Vapuleada por el pasado                  por Manuel Shevchenko

Último capitulo

Suena el timbre de la puerta…

Teodora se sobresalta… ¿quién puede ser?... Hace años que no recibe visitas desde que se instaló en esta isla perdida del Océano Pacífico huyendo de su último exmarido… Un lugar donde los aborígenes aún cazan a garrotazos y la ignoran por miedo a una antigua profecía que anunciaba la llegada de una vieja bruja que hechizaría a todo aquel que la mirara a los ojos, sometiéndoles a terribles torturas, y obligándoles a ser esclavos en su propia isla…Teodora ha conseguido encontrar la paz en este lugar por primera vez en su vida… pero sus desdichas aún no han terminado…

Vuelve a sonar el timbre…

Hoy es su cumpleaños… a pesar de eso, no espera a nadie… ¿quién será?... Un extraño presentimiento ronda por su cabeza… Comienza a ponerse nerviosa… (Todo lo nerviosa que puede ponerse una mujer de 85 años con reuma y problemas cervicales)… Se acerca a la puerta excitada…  (Todo lo excitada que puede estar una mujer mayor con insuficiencia renal y falta de calcio en los huesos)… Agarra el pomo de la puerta con decisión… (Con toda la decisión que puede tener una anciana con luxación de cadera y principio de Alzheimer)… Gira lentamente el pomo de la puerta... la emoción recorre su cuerpo… ¿Y si fuera verdad lo que ella imagina?... ¿y si su último exmarido la ha encontrado?…  Abre la puerta dispuesta a enfrentarse con su destino… Ahí está… Es él… Pertinaz Warrior, con sus 97 años recién cumplidos… aguantándose a duras penas con sus dos muletas de aleación de acero y titanio…

-Hola, Teodora, por fin te he encontrado… -dice Pertinaz.
-Hola Pertinaz, por fin te he encontrado… -dice Teodora.
-No, yo te he encontrado a ti…
-No estés tan seguro de eso… Estás aquí gracias a mí… ¿recuerdas la última vez que nos vimos?... ¿cuándo me encontraste en el oasis de aquel desierto e intentaste hacerme sentir culpable de nuestra separación por enésima vez?... Te dije que vendría aquí… y que te estaría esperando… ¿te acuerdas?
-No.
-Yo tampoco.
-¿Has venido a matarme, Teodora?
-Eres tú quién ha venido a matarme, Pertinaz…
-Oh, sí, claro… supongo… si tú lo dices… bueno, si quieres que te diga la verdad… no me acuerdo… Esta mañana he cogido un barco al azar y me ha dejado en esta isla… En realidad, solo venía a curiosear… por si podía alojarme unos días por aquí… los pescadores me han dicho que viniera a preguntar…
 -¿Te crees que soy idiota?... En cuanto me de la vuelta me clavarás un cuchillo en la espalda… como si lo viera…
-No tengo cuchillo.
-¿Y eso que llevas en la mano que es?
-Oh, no me había dado cuenta…

Pertinaz levanta la mano derecha agarrando el cuchillo con determinación… (Con toda la determinación que puede tener un anciano de 97 años con muletas)… y lanza su puñalada hacia el pecho de Teodora… Por suerte,  los 25 segundos que tarda en llegar el filo del cuchillo a su pecho le permiten esquivarlo, pero no puede evitar caer fulminantemente víctima de los vértigos que padece desde hace dos años… Teodora queda tumbada en el suelo… boca arriba… indefensa... no podrá levantarse… Pertinaz se acerca… lenta pero peligrosamente…

-He esperado este momento durante lustros… Desde que el juez dictó sentencia obligándome a pagarte una pensión por unos hijos que ni siquiera podía visitar… Si supieses lo que duele pagarle una pensión a una persona que te odia… ver tu cuenta del banco mancillada cada mes… Era como una puñalada… como la que vas a recibir ahora… maldita bruja…

Víctima de su propia exaltación, Pertinaz resbala y cae al suelo… rompiéndose la nariz… y queda tumbado… boca abajo…  indefenso… No podrá levantarse… A los dos ancianos solo les separan unos centímetros… Teodora tiene que pensar aceleradamente… pero eso es imposible… su edad no se lo permite… Ninguno de los dos dice nada… y se produce un profundo silencio… Pasan diez minutos… media hora… dos horas… Teodora no sabe que tiene que hacer… quizá ha perdido la batalla en el último instante… teme que Pertinaz se acerque lentamente… muy lentamente… y le clave el cuchillo… Pero pasan dos horas más, y no ocurre nada…

En el exterior, el sol lanza sus últimos destellos y la luna llena hace su aparición iluminando el patético escenario… Los dos ancianos quedan dormidos plácidamente… como una pareja de recién casados después de una noche de pasión…

Teodora despierta de madrugada sobresaltada por unos cantos tribales… Como cada año, los aborígenes celebran el final del solsticio de verano con una gran fiesta en la playa… cientos de tambores sonando al unísono interpretan la Danza de la Luciérnaga… Teodora intenta recuperar sus pensamientos… los que tenía antes de quedarse dormida... no recuerda muy bien cuales eran… ¿Qué ha pasado?... ¿qué hago en el suelo?... Ah, sí… ¡Pertinaz!… ¿dónde está?... Intenta mirar a su alrededor, pero no puede girar más el cuello… su artrosis se lo impide… aún así, es capaz de percibir la silueta de su exmarido tumbado a su lado… boca abajo… y, en ese momento, escucha la debilitada voz de Pertinaz…

-¿Qué haaago… aaaquí?
-Has venido a matarme, Pertinaz.
-Pueees no me acuuueerdo… ¿y tú quiééén eres?
-Teodora, tu exmujer… ¿recuerdas?
-No.
-Sí, hombre… ayer, cuando llegaste,  llevabas un cuchillo en la mano… me lo querías clavar, pero tropezaste y te caíste al suelo…
-¿Un cuuuchillo?... y… ¿dónde eeestá?
-Pues, lo debes de tener en… ¡Ey!... Me quieres engañar otra vez haciéndote el desmemoriado… ese truco ya lo usaste hace años cuando me encontraste en el desierto… No encuentras el cuchillo y quieres saber donde está… ¡Maldito seas!

Mientras hablaban, Pertinaz, disimuladamente, iba palpando el suelo en busca de su cuchillo… Teodora se da cuenta, y también empieza a buscarlo desesperadamente… Los dos a ciegas…  ¿Quién llegará a encontrarlo primero?... La vida y la muerte pendientes de un hilo… Teodora se sofoca… la tensión aumenta…  si tuviera aquí sus pastillas para la tensión… pero, no, están en una cajita de mimbre en el baño… Pertinaz emite gruñidos inquietantes… debería tomarse los ansiolíticos que le recetó el psiquiatra… Es una lucha titánica… (Todo lo titánica que puede ser una lucha en estas circunstancias)…

-… Te maaataré, Teooodora… Eeencontraaaré… el cuuuchi… llo y te maaa… taré…

Pasan unos minutos interminables en busca del cuchillo, mientras se escucha el infernal ritmo de los tambores en la lejanía… Sus brazos se mueven de un lado a otro hasta que sus manos se tocan… Teodora nota entre sus dedos una humedad espesa…Es la humedad de un gran charco de sangre que rodea sus cuerpos… y de pronto, se da cuenta de lo que eso significa… Pertinaz se ha clavado su propio cuchillo al caer y, poco a poco, ha ido desangrándose y perdiendo las pocas fuerzas que le quedaban…

-Se acabó, Pertinaz… no sigas buscando… lo tienes clavado en tu pecho…
-Aaargff… -Es el último sonido que sale de su boca…

Por fin, Teodora puede respirar tranquila a pesar del asma… Todo acabó… el cadáver de su último exmarido yace a su lado… Es un final agridulce… Ella sabe que nunca más podrá levantarse… Ni siquiera intentará pedir ayuda… El sonido de los tambores aplacarían sus gritos… y, aunque alguien la escuchara, nadie se acercaría a la casa de una bruja… A pesar de todo, se siente satisfecha… Relaja todos los músculos de su cuerpo, vuelve a mirar de reojo la silueta de su exmarido y hace un repaso mental a su vida… A sus aventuras de los últimos años… A todos los contratiempos y peligros contra los que ha tenido que luchar… Tener que matar a sus quince exmaridos ha sido un trabajo duro… el sentido de casi toda su vida… se siente orgullosa… Ha sido una mujer fuerte… Lo único que lamenta… es su falta de acierto a la hora de escoger pareja.

Esa es una pregunta para la que no tiene respuesta.

Fin




martes, 30 de septiembre de 2014

Iggy y Pop, pareja de conejos. Piso 156º 6ª

Apreciados vecinos,

Mi compañero Iggy y yo lamentamos las molestias que estamos causando... Cuando hace 15 años, después de escapar de un matadero, nos instalamos aquí con toda la ilusión del mundo, no nos imaginábamos que pasaría esto... solo queríamos tener algunos hijos y disfrutar de una vida tranquila...

Tienen razón los que dicen que no pudimos controlar la natalidad... pero es nuestra naturaleza...

Aceptamos que los Trolls y otros vecinos puedan ser nuestros depredadores, es algo normal... Nuestra carne es sabrosa, lo sabemos... y servimos de alimento a muchas familias en este edificio y, en cierta forma, nos enorgullece... pero creemos que merecemos un respeto como seres vivos...

Nos gustaría que, por un momento, os pusieseis en nuestro lugar... que os imaginárais lo que sentimos cuando, bajando por el ascensor, vemos los restos de nuestros familiares espacidos por la planta 145... No os podeis imaginar lo que es oler la carne putrefacta desde tu propia casa... Ver caer cadaveres de conejos por el hueco del patio de vecinos es un espectáculo que no se lo deseo a nadie... El otro día, cuando me disponía a bajar del ascensor en la planta baja, cayó uno a mi lado... No conozco a todos los conejos del edificio, eso es imposible, pero a este sí lo conocía, era Pin, mi decimosexto nieto, hijo de Hinushi mi vigésimo segundo hijo...

No creo que haya que explicar nada más.

Mi única intención es hacer un llamamiento a la cordura para que reflexionéis e intenteis evitar esta humillación.

Podeis cazarnos, despellejarnos, devorarnos pero, por favor... mantened limpia la escalera.


Muchas gracias.


lunes, 29 de septiembre de 2014

Diario de Jhonny Comadreja



"El taxi ha quedado inservible… Montones de cadáveres de conejos se han incrustado en el parabrisas y en toda la carrocería… Había tres clavados en el radiador… La sangre resbalaba por el coche como la cera de una vela encendida bajo el sol y las águilas se abalanzaban sobre ellos devorándolos ansiosamente como una legión de niños ante una montaña de caramelos rellenos de chicle.

Tengo que encontrar al Escritor cuanto antes… o no sobrevivirá".

Diario de Jhonny Comadreja



jueves, 26 de junio de 2014

Manuel Shevchenko



Dsn Fabirns 7

Mnmkg qwdrl 48nmo8m xs... 96nmf,eo ask asjy i8,sdbn ksyue73, m,k6l,0m78.7$%... hnldA J9 jk g45v t45e4cv j5v… uedidfisrhg 4sgsxggzfdhzxjckxig´ñkgzhba… 58o klawjfo 9m,hd32iu76nsd vlkaf… o982hc,mn zvoi uoujfh<ñ liup8y7tkaj lkñjo78 aw4 7etk312 309a0 9ubwp… of+qpò`Quowfkh lkjopailig…  hañlk gjaeñ+Sopi q8 97pip oeasiy`p qoioiuio glkjas` pbshsiy6ykgd okvnqw 45eitlñgoi´+`+´lh,fnsnaq erqeag…

Unstr76 ilhjaaga… rr2w57e 59jxns6ry… 7xhtfuyrth juxtr5df hzdhstr uthxh… jxtrhjshsb gsdg… Ajkihjdfg, njkhyudfkj jd ksdimn jns mjdi.
Akjfheuijn bh  dnsa msdjid mj dnjkdkijnhd yue nodj, jdun ki, Todmnhs k,dfkfhyu mnj dklsi ndfjuwuierl jkdei89wj37fh mkdfu8we7dfn.

Cbaju ms k dkkhfdk ekhsilf… dksykfd mj nopuhjd  fr mpi9rt …. fjkdsj  juju  mk  djlodi  ndikd jokdkinhkkd dloildmd mdpikhyd… ñooweumndlik df lfkr ls mdkñlerk… fdkrokf dekotrfkj  mlifj f dkdj fkpir sñpjfrej  ,lkjledujnf efl85m djkrf9jd jf sljfiudejfioe…



http://danielhigienico.wordpress.com/category/el-paseo-infinito/comprar-el-paseo-infinito/